Una de las razones por las que tu cabello puede tornarse débil, quebradizo y, hasta en el peor de los casos, puede caerse es el uso de la plancha de cabello a diario sin los cuidados adecuados.

Esta es una de las causas más comunes por la que puedes terminar con un cabello maltratado, sumada al hecho de no saber cómo darle un trato que remedie la situación, donde hasta el alimentarte de la forma correcta es fundamental.

Pero no tienes que preocuparte más, llegó el momento de cambiar esta realidad pues en este post encontrarás una serie de tips e información súper útil para que acabes con este problema de cabello maltratado por el uso de la plancha todos los días.

 

Consejos para cuidar tu cabello si usas la plancha a diario

 

Existen muchas maneras de prevenir el daño en el cabello por el uso de la plancha, las cuales permitirán que tu cabello luzca aún mejor y brillante en la medida que los apliques de forma constante y como un hábito.

NOTA: Es importante que de igual forma te asesores con tu estilista y que sea él quien evalúe tu cabello para validar todo lo que aquí puedas encontrar, así como con tu dermatólogo y nutricionista para evitar cualquier tipo de inconveniente o efecto secundario.

 

1. Escoge y verifica que la plancha de cabello que tengas sea la adecuada

 

Muchas veces sucede que compras la plancha de cabello sin pensar en cómo esta puede afectar tu cabello, pero la verdad es que es vital tomarlo en cuenta. El tipo de plancha que compres puede ser desde una completa utilidad que no te traerá problemas hasta una de las cosas más destructivas a las que puedes someter tu cabello, si y solo si no te asesoras de la forma correcta.

El material y la marca de la plancha es una de las primeras cosas que debes verificar

 

Recuerda que las mejores marcas de planchas para el cabello son:

  • Philips
  • GHD (Good hair day)
  • Remington
  • Karmin
  • Corioliss
  • Braun

Puede que encuentres marcas mejores o más económicas, pero sin duda estás son de las marcas más recomendadas por la mayoría de usuarios y estilistas.

Ten en cuenta que, si vas a usar una plancha todos los días, esta será una de tus principales inversiones de tu set de belleza. Así que no escatimes e invierte en el mejor producto.

El material de la plancha también es de extrema importancia. Nuestra recomendación es que uses las planchas de cerámica pura, o las de cerámica con turmalina, que suelen ser las planchas menos agresivas para tu cabello, por contar con una superficie suave y con una menor cantidad de puntos calientes.

 

Procura que la plancha que escojas tenga controles de temperatura ajustable

 

La tecnología hace que las cosas sean mucho más fáciles, y si vas a utilizar una plancha de cabello todos los días lo mejor que puedes hacer es invertir en una que te dé la mayor cantidad de ajustes posibles.

Una plancha con temperatura ajustable te permitirá establecer el procedimiento y las temperaturas exactas recomendadas para tu cabello, lo que va ligado al uso seguro de la plancha a diario.

Como recomendación general, si no estás segura de las temperaturas adecuadas para tu cabello, el mínimo recomendado es de 80 grados centígrados. Sólo comienza a subir la temperatura si observas que te cuesta mucho alisar tu cabello, sigue probando hasta que des con el valor ideal.

Si ves que no das con la temperatura correcta o tu cabello es muy grueso, aumenta hasta temperaturas cercanas a los 170 grados centígrados, pero no superes los 200 grados para un uso diario.
El tamaño sí importa en las planchas de cabello

Existe un falso rumor mal fundado de que el tamaño de la plancha de cabello te permitirá llevar a cabo el proceso de forma más sencilla y la verdad es que no hay nada más falso y peligroso para tu pelo que esto.

  • Si tu cabello es corto deberás asegurarte que tu plancha no supere 1 pulgada de espesor
  • Si es de largo intermedio, como hasta los hombros, con una plancha de entre 1 pulgada y 1 pulgada y 1/4 estarás bien.
  • Si eres de las que les encanta llevar el pelo muy largo, entonces usa las de 1 ½ pulgada, o 2 pulgadas si tu cabello es muy abundante.

El uso de los diferentes tamaños se debe básicamente a que, por ejemplo, si usas una plancha muy gruesa para un cabello corto, este ese calentará demasiado rápido en toda su extensión, provocando que pueda hasta quemarse.

La idea es que cada hebra de cabello vaya calentándose de forma gradual y controlada a medida de que pases la plancha.

2. Mantén siempre tu cabello completamente seco antes de cada planchado

 

Esto no significa que debas usar secador. Una de las tentaciones más grandes a la hora de secar tu cabello diariamente para plancharlo es usar el secador, y la verdad es que no hay nada más dañino para el pelo que usar estas sobre dosis de calor.

Realiza el secado de forma natural, con ventilador o con soplador de aire a temperatura ambiente. Sabemos que el tiempo es oro, por lo que nuestra recomendación es que organices tu rutina para que puedas utilizar este tiempo de secado en otras actividades.

 

3. Invierte en un protector térmico de calidad y aplicalo en cada planchado

Otra de las recomendaciones que no puedes obviar para el uso del planchado diario, es la aplicación de un protector térmico.

Estos tienen la función de cuidar tu cabello de las altas temperaturas y puntos calientes de la plancha, dependiendo del volumen y grosor de este.

A continuación algunos tips para usarlo:

  • Si tu pelo es muy delgado, utiliza un producto de tipo rociador.
  • Si es aún más grueso y voluminoso, utiliza el protector térmica en presentación de tipo loción o aceite.
  • No compres un protector térmico que no contenga humectantes.
  • Revisa que los productos contengan Pantenol y Propilenglicol, que son los compuestos que permiten que tu cabello se humecte.
  • Los complementos tipo dimecotina y amodimeticona son los que protegen el cabello térmicamente, así que sé muy selectiva y asegurate de que el protector que compres contenga estos elementos.

 

4. Usa la plancha por espacios de tiempo cortos en cada zona de tu cabello

 

Nunca dejes la plancha por más de tres o cinco segundos en cada sección de tu cabello, ya que corres el riesgo de quemarlo o irlo degradando de forma muy severa, aun cuando hayas tomado en cuenta todos los consejos anteriores.

Realiza el pasado de la plancha de forma continua y uniforme. Debes saber que el hecho de dejarla más tiempo en cada espacio no  hará que se planche el cabello más o mejor, la técnica profesional es pasarla de forma rápida unas dos o tres veces, hasta lograr el alisado deseado.

 

5. Lava tu cabello con champú humectante

 

Cada vez que laves tu cabello procura hacerlo con champús humectantes.

Asegúrate de que estos contengan nutrientes y aceites naturales para tu cabello como aceite de argán o de  coco. De esta forma te asegurarás de mantenerlo bien nutrido y libre, para que no se enrede.

 

6. Procura realizar un acondicionamiento intenso de tu cabello cada semana

 

Al menos una vez por semana utiliza hidratantes profundos o mascarillas de tipo capilar que contengan aceite de coco, de argán o mantecas, que pueden ser de keratina o karité. Todos estos elementos te brindarán una humectación más completa.

 

7. Rocía aceite en tu cabello luego de realizar el acondicionamiento

 

Al lavar tu cabello retiras todo el aceite natural del mismo, lo que puede hacer que luzca deshidratado. Si este es tu caso, puedes complementar el acondicionamiento rociándote alguno de los aceites que ya te hemos recomendado y luego frotándolo con la ayuda de tus manos.

 

8. Aliméntate bien y realiza ejercicio

Ya para finalizar, recuerda que todo lo anterior será un desperdicio si no te alimentas de la forma correcta.  El 70% de tu cabello es el reflejo de lo que comes y de cómo te hidratas.

Así que, si quieres cuidar tu cabello al planchártelo cada día, una de las cosas que debes hacer es visitar a tu nutricionista periódicamente para que evalúe tus comidas y así puedas tener un buen balance nutricional en tu cuerpo que acentúe en tu cabello todo el cuidado que le das.